2 septiembre, 2017

¿Qué hacer en caso de plaga ?

¿Qué hacer en caso de plaga ?

Con la llegada del buen tiempo es más que probable que las mascotas que no estén desparasitadas acaben por encontrar sobre ellas esos molestos inquilinos, las pulgas. Muchas Casas Rurales admiten mascotas, así que ahí ya tenemos un primer foco del problema pero no es el único.

De hecho, esta es una de las razones por las que, algunas casas rurales, no admiten animales.

Ahora bien, es una pena no poder disfrutar de alojamientos que permitan el acceso también a tu mascota. En muchas otras ocasiones, los propietarios de este tipo de establecimientos prefieren llevar a cabo desparasitaciones o controles anti plagas periódicos para no tener que empezar con prohibiciones que al final también terminan restándoles muchos clientes potenciales.

Y menos mal, porque si no sé dónde nos alojaríamos de vacaciones. De hecho, de charla con el propietario de una casa rural, me comentaba que él siempre recurre a los servicios de Control Plag, una empresa de control de plagas en Almería que se caracteriza por una rigurosa seriedad, eficacia y puntualidad en sus trabajos.

La verdad es que el alojamiento del que hablábamos estaba impoluto, y eso que las plagas en el sector hotelero no son tan raras. Al fin y al cabo, nos encontramos en lugares de tránsito y, en el caso de las Casas Rurales, que normalmente están en plena naturaleza, con su encanto, sí, pero también con sus bichos.

La Importancia de tener un buen Control Antiplagas en tu Hotel Rural

Hay diferentes maneras de acabar con estas plagas, desde poner trampas lumínicas que se utilizan como medio de captura de insectos voladores al tratamiento con frío y calor conocido como endoterapia.

Las plagas pueden tener importantes consecuencias, y es que pueden provocar graves problemas de salud o incluso, la muerte, como es el caso de la legionelosis.

Esta enfermedad procede de una bacteria, conocida como Legionela, que vive libre en el ambiente y está presente en todos los hábitats acuáticos: aguas superficiales de lagos, ríos, estanques, aguas termales.

La enfermedad puede contraerse desde su hábitat natural, la bacteria puede colonizar los sistemas de abastecimiento de las ciudades y entrar en la red de distribución de agua. Así es como llega a instalaciones que generan aerosoles: duchas, condensadores evaporativos, torres de refrigeración, spas, jacuzzis, humidificadores de los hospitales, fuentes ornamentales… Las instalaciones sucias, con agua estancada, favorecen la multiplicación de las bacterias, por ello es tan importante siempre tener esto en cuenta a la hora de elegir nuestro alojamiento vacacional pero también los propietarios de este tipo de servicios.

Y es que para los hoteles una plaga no es ninguna tontería. Puede ocasionar desde soluciones económicas de diversa índole, hasta el cierre del establecimiento, sin contar las pérdidas económicas causadas por el deterioro de la imagen que esto supone.

Por eso que tengan unas medidas de prevención mínimas en el control de plagas es casi un must en cualquier hotel que pueda presentar un elevado índice de probabilidades de tenerlas.