29 Diciembre, 2016

¿Compramos una vivienda o vivimos de alquiler?

¿Compramos una vivienda o vivimos de alquiler?

Según los datos recogidos en las últimas encuestas  los españoles prefieren comprar un piso que alquilarlo, de hecho más del 65% de la población española vive en una vivienda en propiedad, mientras que apenas un 35% lo hace en una de alquiler. Y, ¿a qué se debe esta manía española de comprar pisos a pesar de las crisis económicas constantes? Pues lo cierto es que siempre ha sido así, la compra frente al alquiler forma parte de la cultura española, igual que las cañas, el tapeo o la siesta.

Pero parece que la conservadora sociedad española está siendo sustituida por una sociedad de personas prácticas y con una tendencia a desconfiar de la corrupta cultura del ladrillo que años atrás habría atraído a tantos y tantas españolas. Y, aunque para muchos alquilar un piso es igual a tirar el dinero, la realidad es que la tendencia al alquiler parece que se impone poco a poco, a pesar de que la compra sigue siendo la opción favorita de los españoles y españolas.

Yo soy  de las pocas personas que prefieren la opción de alquilar, llevo algunos años en mi piso de alquiler y no tengo ninguna intención de comprar, al menos por el momento. Vivo en un apartamento precioso en Segovia que he alquilado en Segohouse, una Agencia Inmobiliaria formada por un gran equipo que posee una dilatada experiencia en el Sector Inmobiliario, que se distinguen por un trato profesional, personalizado, de absoluta confidencialidad, seguro y eficaz. Esta inmobiliaria, tiene unos pisos estupendos para alquilar y hasta que encontré lo que realmente estaba buscando, no dejaron de preocuparse. Pero, por supuesto también estarán encantados de ofrecer al que lo desee un servicio personalizado tanto en la búsqueda de su nueva propiedad, como en la gestión de alquiler o venta de sus inmuebles.

Ventajas de alquilar un piso

Hasta hace poco Las crisis económicas y la inseguridad que ha vivido siempre nuestro país habían alimentado el ansia y el temor a la pérdida, a quedarse sin nada, por eso prefieren asegurarse un futuro incierto comprando una casa, ya que al menos tendrán donde meterse en caso de que suceda lo peor y además así también tendrían algo que dejarles a sus hijos e hijas. Este concepto está muy arraigado en nuestro país, y aunque esté empezando a surgir una nueva generación de jóvenes que se niegan a comprar, debido a que la inseguridad laboral y económica del país les pudiera obligar a salir del mismo en un futuro, lo cierto es que la mayoría de los jóvenes siguen siendo tradicionales en este sentido, y prefieren comprar.

Realmente considero que en muchas ocasiones comprar un vivienda a muchos les hipoteca la vida, ya que para pagarlas tienen que realizar enormes sacrificios de por vida, ya que no tienen suficiente poder adquisitivo como para comprar una vivienda y poder vivir holgadamente. En otros casos, puede ser un modo de inversión. Pero dadas las circunstancias actuales, el alquiler puede ser mejor opción, ya que mucha gente joven y no tan joven ha perdido su trabajo o tiene dificultades para encontrar uno, y entonces deben marcharse a otros países en busca de una oportunidad.

Veamos algunas ventajas que tiene la vivienda de alquiler:

  • Se puede vivir en una zona más céntrica y en un piso más grande y confortable por el mismo precio de la hipoteca de un piso pequeño y a las afueras.
  • No es necesario pagar entrada
  • Permite al inquilino dejar el piso cuando quiera y alquilar otro.
  • No ata de la misma forma que la compra, por lo que decisiones como las de abandonar el país en busca de trabajo, resultarán mucho más sencillas.
  • Y lo más importante, no hay derramas.

Evidentemente vivir de alquiler también encierra algunas inconvenientes ya que, por muy contento que puedas estar en tu piso de alquiler, al finalizar el contrato el casero o la casera te puede echar si le da la gana. Además, todo el dinero que hayas invertido en arreglar la vivienda se perderá si el propietario decide echarte.

Un consejo, analiza tu situación actual y medita antes de tomar cualquier decisión.