13 abril, 2018

En España nos independizamos tarde y mal

En España nos independizamos tarde y mal

Muchos españoles, cuando se independizan, se van a vivir a una casa vacía en la que los muebles tienen que ir comprándolos con sus ahorros. Amueblar la primera casa no es una tarea a tomar a la ligera, ya que implica muchas decisiones pequeñas que pueden influir en tu vida en los años siguientes. Para que os sea más fácil vamos a compartir una serie de consejos de lo más útil para amueblar una casa y que esperamos que sean de utilidad para todos aquellos que estén muy perdidos y no tengan demasiado claro por donde es posible empezar.

No necesitar tener toda la casa amueblada desde el primer día

Lo ideal sería ir comprando poco a poco todos los muebles que precisemos que nos convenzan. Algo malo que tiene el comprar muebles con prisa es tener que comprar unos muebles que a lo mejor no te termine de convencer. No es demasiado problemático si pasa con un taburete, pero si que puede serlo si es un gran mueble del salón ¿no?
La calidad de los muebles, ante todo
Hay que buscar la calidad en los muebles que más vayan a ser utilizados, algo que puedes encontrar en Dismobel con el amplio catálogo del que disfrutan. Esto podemos verlo aplicado en las camas y sofás, donde vamos a estar muchas horas. De nada vale ahorrar dinero en el somier, colchón o en las almohadas. Recuerda que estarás haciendo una inversión en tu propia salud, por lo que lo mejor es no escatimar en este tipo de piezas.
A veces suena duro, pero muchas veces lo mejor es adquirir una buena cama y tener la ropa almacenada en perchas que comprar una cama de las que son una tortura en la espalda y que a la vez sean cama y armario.

Conviene invertir más en la calidad de los objetos con los que vayas a tener más contacto

Si por ejemplo pensamos en toallas o sábanas, lo mejor es que sean bonitas, pero que a la vez sean buenas para nuestra piel. Las cortinas pueden por ejemplo esperar un poco si se priorizan las sábanas. Efectivamente, las cortinas son importantes, pero si se anda justo de presupuesto, deberás ir comprando las cosas en un determinado orden.
Aceptar muebles de tus amigos es una buena opción

Aunque la casa que estés amueblando sea la definitiva, no desaproveches la generosidad de tus amigos y aprovecha los muebles que te pueden dejar mientras ahorras para comprar el definitivo.
Muchas veces el contar con estos muebles también puede ayudarte a aprender que tipo de mueble quieres que sea el definitivo. Esto pasa muchas veces con los sofás viejos, que al ser incómodos, hacen que tengamos más claro al comprar uno nuevo como debe ser el que compremos nuevo.

Medir la casa antes de que vengan los muebles

Nunca sabemos donde vamos a poder encontrar esa estantería perfecta o el aparador ideal para el hueco con el que cuentas. De igual manera calcula también el hueco que vas a tener disponible una vez sitúes ese sofá que os encantó para vuestro salón. A veces un error en las medidas puede provocar que quepan sofás que a priori entran en la habitación pero que se comen toda la zona de paso y que prácticamente ocupan toda una habitación. Seguro que no quieres que te ocurra algo así, así que cuidado con eso.

Como conclusión, debes tener la paciencia justa para poder ir encontrando la totalidad de las piezas que puedan encajar en vuestra casa, para ello no necesitas tenerlo todo a estrenar cuando llegas a un piso, pero si que es importante que con el tiempo los espacios de que dispongáis sean realmente vuestros y reflejen esa personalidad que tenéis.

Un último consejo que merece la pena seguir es que esperéis un poco para comprar los complementos, puesto que puede ocurrir que cuando acabéis de mudaros, a los amigos les va a dar por regalaros cuadros, ceniceros, etc.

Obviamente no es necesario el ir poniendo en casa todo lo que os va a regalar, pero si que se pueden elegir los complementos que reflejen mejor vuestra personalidad.
Esperamos que todos estos consejos os sean de utilidad, están realizados en base a los errores en que muchas veces se caen y son ciertamente evitables. ¡Suerte con ello!