21 Febrero, 2017

La evolución del arte español de cara al extranjero

La evolución del arte español de cara al extranjero

No hace demasiados años los turistas adinerados que venían a España de visita y querían llevarse un recuerdo de nuestro folclore optaban por figuras o cuadros de carísimas de toros, sevillanas, toreros pero la situación está cambiando. Ahora no sólo se tiene en cuenta el talento español sino que, además, compran cuadros de jóvenes promesas desde fuera de nuestras fronteras, a veces por inversión y apuesta, y otras veces, simplemente, porque les gusta.

Cuando El Quatre, la conocida galería de arte de Barcelona, abrió sus puertas en 1986, no podía imaginarse que, algunos años después, tendrían incluso una web donde comprar obras de arte online, pero así es, como podéis comprobar. La necesidad de hacer llegar el arte que expone en su galería a todo el mundo, ha hecho que esta galería se expanda llegando hasta cualquier parte del mundo. Ahora, 80´s Grretings, la obra de Julia Marqués, puede ser adquirida tanto en España como en cualquier otra parte del mundo y, para ello, no ha necesitado recorrer con ella a cuestas  los aeropuertos internacionales. Según sus fundadores, Rosa Ferrer y Xabier Fernández, su misión es la de saber transmitir su amor y admiración por el trabajo de sus pintores y escultores desde la galería de arte online pensada en Barcelona, España, hasta todo el mundo.

Pero esta apertura, o más bien petición extranjera de apertura del arte español está pegando tan fuerte, que los artistas recién presentados en los medios conocidos como “La Generación 2017” ya está recibiendo llamadas de personas interesadas fuera de nuestras fronteras.

Hasta el 16 de abril, La Casa Encendida muestra en Madrid las propuestas de diez artistas seleccionados que han apodado la “generación 2017”. Los nombres de los jóvenes artistas del arte contemporáneo son Blanca García, Jhon Titor, Marian Garrido y Rosana Antolí que comparten espacio con Fito Conesa, Juan Crespo, Diego Delas, Carlos Fernández-Pello, Rubén Grilo y Lorenzo Sandoval, el resto de ganadores del “Generaciones 2017”. Todos nacieron a partir de 1980, y sus visiones salen a la luz en uno de los certámenes de referencia en el panorama artístico nacional, que celebra este año du decimoséptima edición.

Personalmente no es que esté en contra de que la figura del toro forme parte de la cultura española, lo que me molesta es que sea la única que ha dejado huella. No es extraño entrar en casa de un extranjero que ha vivido, veraneado o viajado a España, y encontrar un cuadro de una sevillana con un torero, o de un toro enorme con grandes cuernos. Esos cuadros, sobre todo cuando los firman artistas conocidos, son de todo menos baratos y los compran porque los consideran arte, que lo son, no me entendáis mal, pero lo son sencillamente porque un pintor los ha creado, no porque se represente algo que parecía ser la única “marca España” conocida lo suficientemente como para que películas y series estadounidenses relacionasen la temática torera y flamenca con nosotros.