29 noviembre, 2017

La idiomática, una barrera a eliminar

La idiomática, una barrera a eliminar

No hay nada que levante más barreras ni cause más perjuicios que el hecho de desconocer la lengua en la que se comunica nuestro interlocutor. Hoy en día, conocer idiomas se ha convertido en algo tan elemental y tan básico que no hacerlo implica tener una desventaja sustancial con respecto a nuestros compañeros o a nuestros competidores, si de lo que se habla es de negocios.

Hay que tener cuidado con un asunto como este. La mayoría de personas relaciona esto con saber únicamente inglés. Es cierto que ésta es la lengua más importante a nivel global. Pero que sea la única que conozcamos no quiere decir que vayamos a poder comunicarnos con todo el mundo. No todo el mundo sabe inglés. Ni español. Ni chino mandarín, por muy de moda que se haya puesto el estudio de este milenario idioma.

Miremos los números: el chino mandarín es, precisamente, el idioma más hablado del mundo con más de 1.000 millones de hablantes. Con 983 millones se sitúa, en segunda posición, el inglés. El hindi, uno de los muchos idiomas oficiales en la India, ocupa la tercera plaza con un total de 544 millones. El español es, sólo, el cuarto idioma más hablado del mundo con 527 millones. Teniendo en cuenta la cantidad de personas que, por tanto, no conocen nuestro idioma, es más importante que nunca tener todos los medios a nuestro alcance para poder comunicarnos con quien nos haga falta.

Uno de esos medios es, sin duda, disponer de los servicios de una agencia de traducción jurada. Los españoles nos hemos caracterizado a lo largo de los años por ser un pueblo que es hospitalario. Esta ha sido la base de nuestro éxito en muchísimos aspectos y mantenerla es elemental si lo que se quiere es que el turista que acude a visitarlo se lleve una impresión inmejorable.

Imaginemos, por ejemplo, el caso de un hotel. Su staff tiene que estar preparado para defenderse en un abanico amplio de idiomas. Sin embargo, será difícil (por causas económicas, por lo general) que disponga del personal suficiente como para cubrir una parte importante de los idiomas que se hablan en todo el mundo. ¿Cómo cubrir esa deficiencia? Está claro que no hay nada mejor que confiar en una agencia de traducción. Si la solución no se encuentra en una de ellas, es que directamente no existe.

Aunque estemos en España, es síntoma de respeto y de hospitalidad dirigirse al visitante en su propio idioma (ya sea personalmente o a través de correo electrónico, si lo que quiere es confirmar una visita). Esta es una de las claves que convierten a nuestro país en uno de los mejores vistos del mundo. Confiar en una agencia de traducción como Eikatrad,  especializada en traducción jurada en Barcelona, puede facilitamos enormemente esta tarea.

Un oficio más necesario que nunca

En la sociedad global en la que nos encontramos inmersos en la actualidad, es más necesario que nunca el hecho de poder establecer un contacto con el resto de los seres humanos. Y para eso es importante disponer de los medios adecuados. A veces es complicado tener los conocimientos suficientes como para desenvolverse en varios idiomas, pero, como todo tiene solución en esta vida, es posible comunicarse con gente de otros países gracias al trabajo de empresas como Eikatrad.

Es hora de eliminar todas las barreras que diferencian a los humanos y de hacer todavía mucho más fácil que se comuniquen entre ellos. En un mundo en el que está muy de moda montar o desmontar fronteras, es necesario elevar la voz y decir que, para que la especie humana se mantenga unida, tiene que encontrar el medio para comunicarse.