17 marzo, 2016

La moda de los drones llega a España

La moda de los drones llega a España

España es especialista en importar las modas de otros países. En cuanto algo triunfa fuera, somos los primeros en importarlo aquí. Y tengo que reconocer que yo soy uno de ellos. Desde hace tiempo veía por la red que los drones se estaban poniendo muy de moda, así que ni corto ni perezoso entré en la web Factor Hobby para comprarme uno. Y la verdad es que estoy contento con la compra.

El punto álgido de estos elementos creo que fue hace unos meses cuando Enrique Iglesias fue a coger uno y se cortó la mano. Por eso, los expertos advierten que los aparatos no son un juguete y que hay que “aplicar sentido común” para evitar accidentes como el del cantante. En mi caso lo uso para divertirme pero también para captar imágenes aéreas. La última ha sido tomar una de mi pueblo, Matapozuelos, desde el cielo. La verdad es que es una gozada.

Ahora, por menos de 100 euros cualquiera puede comprar un pequeño dron, está claro que muy limitado, que podremos manejar a unas decenas de metros con un mando a control remoto. Por supuesto, drones de más categoría alcanzan mayores distancias y su pilotaje posee más elementos. Si tuviera que poner un ‘pero’ como suele pasar en los aparatos por remoto, es la batería. Aunque con el paso del tiempo van saliendo muchas mejoras. En un futuro se quiere mirar si pueden funcionar con rayos x.

Pero en España también sabemos darle la vuelta al coco para utilizarlo para el bien. Así. Correos ha visto en los drones una oportunidad para superar cualquier tipo de obstáculo y volver a conectar ese tipo de zonas a pesar de las condiciones climáticas adversas o las dificultades de acceso. Vamos que se trata la mejor forma de mandar un paquete a ese pueblo perdido, o donde no llegan las carreteras. Además, también anuncian la posibilidad de usar esta tecnología para servicios de emergencia o aislamiento, en caso de necesitar realizar un envío de productos de primera necesidad y poco peso. Correos pretende que los drones faciliten el trabajo a los carteros sin que tenga que exponerse su seguridad.

Aunque si en algo puede ser útil, sería en la agricultura. Un dron puede fumigar una gran área de cultivo con solo programarlo. Algo que sale mucho más barato que pagar un avión para hacer pasadas sobre los campos.

shutterstock_350317859reducida

Posibles multas

Ahora bien, habrá que tener cuidado porque se están poniendo las primeras multas por su uso. La multa por uso ilegal puede oscilar entre los 300 y los 2.000 mil euros para particulares, y mucho más si se trata de empresas. Si usted es reincidente, desoye las advertencias o pone en peligro la integridad de las personas, la multa puede llegar hasta los 225.000 euros. En España, la legislación prohíbe el uso sobre ciudades y aglomeraciones de personas al aire libre, como pueden ser parques de ciudades, playas llenas de gente o campos de fútbol. Sin embargo habrá que ir pensando en hacer normas sobre ello.

Como todo en la vida, las cosas usadas con cabeza pueden facilitarlo todo, si se usa para hacer el mal, está claro que puede ser un aparato del diablo. Esperemos que con paciencia y sentido común se pueda prolongar en el tiempo.