10 Abril, 2017

Sevilla, una parada obligada durante la Semana Santa

Sevilla, una parada obligada durante la Semana Santa

La oferta turística que tiene un país como España es simplemente envidiable. En nuestro país tenemos prácticamente de todo: desde un buen clima y playas soleadas como las de Barcelona, Valencia, Benidorm o Málaga hasta montañas en las que el montañerismo o el esquí son las actividades más practicadas. Además, el turismo de interior español es simplemente inigualable. Y es que ciudades como Granada, Córdoba, Sevilla, Madrid o Zaragoza bien merecen una visita.

Todo ello pone a nuestro país en una posición privilegiada que es necesario explotar. Ofertas turísticas así no las tienen en todos los sitios, por lo que sacar el máximo provecho de uno de los puntos fuertes de nuestra economía es algo imprescindible para que se mantenga el Estado del Bienestar que tantos reveses ha sufrido desde que hace ya diez años comenzara la crisis económica.

Después de unos años trabajando en Holanda, regresé a España hace tan solo unos meses. Apenas tengo 23 años y, para cuando me fui a los Países Bajos, no había tenido el suficiente tiempo para visitar varios de los rincones más destacados del país. A pesar de haber rendido visita a ciudades como Barcelona, Madrid o Benidorm, una urbe como Sevilla se me había escapado. Cinco años después, estaba dispuesto a que la historia no se repitiese y poder así, al fin, visitar la capital de Andalucía para contemplar una Semana Santa que está a punto de comenzar.

Para que esa visita fuera especial sería totalmente necesario que me alojara en un hotel que verdaderamente mereciera la pena. Para ello estaba dispuesto a echar un vistazo a la oferta hotelera de la ciudad y elegir aquella entidad que me proporcionara una mayor relación entre calidad y precio. Ante todo, lo que quería era que la experiencia fuera irrepetible: la Semana Santa sevillana, unida a una estancia perfecta, a una visita turística por la ciudad y a un tiempo anticiclónico tendría resultados más que satisfactorios. Seguro.

Hace un mes comencé a rastrear los hoteles de la ciudad y por suerte pude descubrir Mercer Sevilla, el hotel más lujoso de toda la urbe. Estaba bastante preocupado por la ocupación hotelera que estaba prevista para una semana tan especial y más en aquella ciudad, pero no tuve ningún problema a la hora de reservar una habitación a un precio que me sorprendió de una grata manera y que me permitiría afrontar con más desahogo mi visita a Sevilla.

“¡Que llegue ya!”

Esta ha sido la frase más repetida en mi cabeza desde entonces. Ardo en deseos por conocer la ciudad, ver todos sus monumentos y disfrutar de su gran evento cultural anual. Voy a viajar con mi hermano, que nunca ha estado en la capital andaluza, y sus sensaciones son parecidas. Creemos que lo vamos a pasar en grande y, a medida que se acerca el momento, esa sensación crece y crece.

Al encontrarse en el mismísimo corazón de la ciudad, el Mercer Sevilla es el lugar idóneo para afrontar unos días como los que estamos a punto de vivir. Esa localización, unida a un lujo tremendo tanto en lo que se refiere a habitaciones como a servicios u hostelería hará de nuestro viaje a buen seguro grandioso. No nos cabe la menor duda.

Por fin Sevilla. Una de las ciudades que siempre está en la lista de todos aquellos que sueñan con una ciudad con historia, cultura y romanticismo. La Torre del Oro, la Giralda, el Guadalquivir y muchos más emblemas de Sevilla nos aguardan a la espera de que podamos disfrutar de una visita inolvidable. Todo un premio a nuestra espera e insistencia.