Aislamiento acústico: protegerse del ruido de la sociedad

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Que la sociedad hacer ruido, ya lo sabemos. Un ruido molesto que puede llegar a ser tan cargante que el estrés se instale en la vida de uno o una, causando estragos. No se trata de un asunto meramente particular, el ruido, está como el aire, en todas partes. Lo que ocurre es que el ruido suele ser molesto e inevitable en muchas circunstancias, por lo que, afortunadamente, para protegernos del mismo, existen soluciones de aislamiento acústico, ideales para minimizar el impacto del ruido.

Si nos atenemos a su definición formal, se considera ruido a todo sonido inarticulado que resulta desagradable al oído. Lo que viene a ser el ruido del tráfico, los gritos de la gente, los aviones… e incluso cuando el vecino canta a grito pelao´ desafinando. En definitiva, todo aquello que nos moleste o genere malestar a través del canal auditivo, se considera ruido. En la calle, puede ser inevitable escuchar el ruido ambiente. Por mucho que lo pretendas, los coches, la gente, el movimiento en general, genera ruido y no puedes aislarte del mismo, salvo que lleves unos buenos auriculares. Aun así, a veces el ruido traspasa las fronteras de tu propio y personal universo auditivo y te taladra los tímpanos. Al margen de esto, dentro de las viviendas o edificios, existe la posibilidad del aislamiento acústico. De este tipo de materiales saben muy bien los profesionales del sector de la impermeabilización de Vidroplast Cantabria, donde puedes encontrar los mejores materiales de construcción y con quienes hemos consultado sobre cuestiones de aislamiento acústico.

La importancia de este tipo de aislamiento en cierto tipo de entornos ayuda a mejorar la calidad de vida y trabajo de las personas. El porqué de esto, reside en que entornos como oficinas, escuelas, estudios de grabación o incluso edificios residenciales, se convierten en espacios más silenciosos y carentes de interrupciones debidas al ruido indeseado, gracias al aislamiento.

Mantener el ruido a raya

El aislamiento acústico, consiste en una técnica que se utiliza para la prevención de la transmisión del sonido de un espacio a otro o, el que procede del exterior hacia el interior de un edificio. El objetivo principal del aislamiento acústico, no es otro que procurar una reducción de los niveles de ruido, creando al mismo tiempo un ambiente más tranquilo y confortable. Para hacer posible ese aislamiento, se utilizan materiales y construcciones específicas que bloquean, absorben o amortiguan esas ondas sonoras que se traducen en ruido, evitando que este se propague de una zona a otra.

Dentro de los posibles tipos de aislamiento que se pueden aplicar, existen varios métodos y materiales perfectos para lograr un buen aislamiento acústico. Entre ellos, podemos destacar los siguientes:

  • Materiales absorbentes como por ejemplo la espuma acústica, la lana de roca o la fibra de vidrio, entre otros. Estos materiales, absorben el sonido en lugar de rebotarlo, logrando una reducción de la reverberación y el eco que se produce en la estancia.
  • Barreras masivas que utilizan la masa para bloquear el sonido, como pueden ser las paredes de concreto, los bloques de yeso pesados o el doble y triple vidrio en las ventanas.
  • Cámaras de aire que crean espacios vacíos dentro de las estructuras del edificio. Este tipo de barrera acústica, ayuda a reducir la transmisión del sonido debido al efecto de desacoplamiento que producen.
  • Sellos herméticos para las puertas y ventanas que, evitan las fugas de sonido a través de las aberturas o grietas existentes.
  • Pisos flotantes, diseñados para reducción de la transmisión del impacto y el sonido aéreo que se produce entre los pisos de un edificio.
  • Techos suspendidos o falsos techos que permiten crear una cámara de aire entre el techo y el falso techo. De esta manera, el falso techo, actúa como amortiguador del sonido. Es posible la instalación de paneles o baldosas acústicas para absorber el sonido.
  • Aislamiento entre vigas que se hace en la construcción de los techos, colocando material aislante como fibra de vidrio o celulosa entre las vigas, con la finalidad de reducir la transmisión del sonido.

Para que un aislamiento acústico sea eficaz, hay que tener en cuenta una serie de factores que influyen directamente en el resultado. Estos factores, incluyen el material del muro a aislar, el tipo de ruido que se escucha (tipología de la fuente de emisión de ruido) y el nivel del mismo. Cada uno de estos aspectos concretos, requiere tener en cuenta una serie de consideraciones específicas para lograr la solución más eficaz.

El primero de esos factores, referente al material con el que está construido el muro que se va a proceder a aislar, es fundamental. Los muros densos y pesados como los fabricados en hormigón, ofrecen mejor aislamiento acústico si los comparas con los ligeros como el yeso o el pladur. En los casos de muros ya existentes, existe la posibilidad de añadir capas de material aislante como paneles de yeso acústico o espuma aislante que absorben y bloquean el sonido.

En el segundo factor importante, se determina la estrategia de aislamiento que se debe realizar. Los ruidos de baja frecuencia requieren de soluciones diferentes a los de alta frecuencia. Los materiales densos son más efectivos para el primero de los supuestos, mientras que los materiales blandos y porosos absorben mejor los ruidos de alta frecuencia.

El nivel de ruido, influye por igual en la elección del material y el grosor necesario para lograr un aislamiento acústico adecuado. En el caso de ruidos muy fuertes, es necesario aplicar soluciones más robustas que pueden implicar paredes dobles con aislamiento entre ellas o materiales especializados que ofrecen mayor reducción del ruido.

Materiales más utilizados para lograr el mejor aislamiento

Dentro del sector de la construcción, podemos encontrar diversos tipos de materiales especialmente diseñados para el aislamiento acústico. Entre ellos, los más utilizados son la lana de vidrio y la lana de roca, muy utilizados en paredes y techos, por su capacidad para absorber y reducir el ruido. También son muy habituales los paneles de yeso con su debido tratamiento acústico para lograr una mejora en el aislamiento sonoro de las paredes, las láminas bituminosas para los ruidos generados por impacto, paneles fonoabsorbentes y fono aislantes para paredes y techos, etc.

Veamos con mayor detenimiento algunos de estos materiales.

  • Lana de roca. Entre todos los tipos de aislamiento disponibles, sin duda, la lana de roca es el más demandado. Este aislante acústico es altamente eficaz, gracias a su estructura fibrosa y densa. Esta composición tan particular, permite que la lana, absorba y disipe las ondas sonoras, reduciendo de manera significativa la transmisión del ruido. Es un material resistente al fuego y la humedad, por lo que es ideal para su aplicación en la construcción, donde la seguridad y durabilidad del material, son factores primordiales. Además, hay que añadir que este material, es ecológico y reciclable, algo que contribuye a la sostenibilidad. Ofrece una elevada flexibilidad en términos de densidad y espesor, permitiendo una adaptación en cualquier circunstancia y requisito particular de aislamiento acústico en diversos entornos. Se trata de un material fundamental en las obras de nueva construcción o en las obras mayores que implican un aislamiento acústico.
  • Las placas de yeso, ofrecen un rendimiento acústico diferente en función de su densidad y grosor, que influyen notablemente en su capacidad para absorber y atenuar el ruido. Este efecto se potencia con la ayuda de otros materiales aislantes como la lana mineral y su eficacia depende en gran medida de que se haga la instalación de manera adecuada y evitando los puentes acústicos.
  • Aislamiento acústico para techos. Este tipo de aislantes termo acústicos están compuestos por fibras de madera y cemento y desempeñan una doble función de fono absorción y fono aislamiento. Se trata de un material ecoeficiente que no solo mejora la calidad acústica de los espacios en los que se emplea, reduciendo la reverberación sonora, sino que ejerce como barrera térmica ya que minimiza la transferencia de calor. Su composición, natural, lo convierte en material sostenible y su combinación con cemento, garantiza la durabilidad y resistencia mecánica.
  • Aislamiento acústico para suelos. En este caso, se utilizan láminas de poliestireno y productos como Fonodan, unidos a membranas de aislamiento y paneles multicapa que ejercen como barretas acústicas eficaces. Este tipo de sistemas, impiden la transmisión del sonido mediante la reflexión y disipación de las ondas sonoras, de tal modo que proporciona un excelente aislamiento acústico.
  • Impermeabilizaciones bituminosas con carga que poseen una función doble: barrera contra la humedad y masa adicional para mejorar el aislamiento acústico. La adicción de cargas minerales, proporciona un aumento en la densidad del material, incrementando su capacidad para amortiguar y disipar las ondas sonoras, de tal manera que se atenúa la transmisión del ruido a través de las estructuras que componen la estancia. Estos sistemas con particularmente eficaces para reducir los ruidos de impacto y los aéreos en los entornos ya construidos.

Gracias a todo este tipo de soluciones, es posible mantener los ruidos externos a raya y evitar las perturbaciones que, el sonido ambiente (en las grandes urbes sobre todo), generan en las personas.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp

Noticias relacionadas

No se pierda ninguna noticia importante. Suscríbase a nuestro boletín.

Más leidos

Los reyes de nuestra gastronomía

La dieta mediterránea se caracteriza por ser equilibrada y proporcionar menor propensión a ciertas enfermedades cardiovasculares degenerativas diabetes

El vino español

El vino español tiene una gran relevancia en el ámbito internacional como en el área nacional La tradición

Scroll al inicio