29 marzo, 2019

Callos en versión veggie. Sencillamente deliciosos

Callos en versión veggie. Sencillamente deliciosos

Los callos, la tapa típica de los domingos del invierno. Casi un imprescindible en algunos vermús y la comida favorita de muchas personas. Claro que para otras, los callos son sencillamente repugnantes, asquerosos, nauseabundos. Este es mi caso, por ejemplo. Además, puede que estén deliciosos para buena parte de la población española, lo cual no significa que sean sanos, ni mucho menos. Y lo cierto es que no lo son. Y no es por el garbanzo, evidentemente, sino por toda esa cantidad de grasa que contienen. Por eso, te voy a proponer una alternativa a los callos tradicionales, los callos veganos. ¿Qué?, ¿callos veganos? Sí, has leído bien. Claro que en lugar de la tripa esa, tan perjudicial para la salud, utilizaré setas. Presta atención y sorprende a tus familiares el próximo finde con una deliciosa y saludable receta de callos veganos. ¡Vamos allá!

Callos veganos, libres de crueldad, sanos y muy sabrosos

Esta sencilla receta contundente e ideal para los fríos días de invierno y se trata de una versión vegana de los típicos callos de toda la vida, pero más saludables y ligeros. En lugar de los callos usaremos setas que tienen una textura “similar” y maicena para espesar la salda.

Tanto si eres vegano como si no, esta receta te encantará y además, es muy fácil de preparar y apenas te llevará tiempo. ¿Te atreves a probar con este plato típico español pero en su versión veggie? ¡Comenzamos!

La receta más sorprendente que verás hoy

Ingredientes para 4 personas:

  • 500 grs de garbanzos cocidos
  • 300 grs de setas
  • 1 cebolla grande
  • 500 ml de agua de la cocción de los garbanzos o caldo de verduras
  • 1 cucharada de maicena
  • 2 cucharadas soperas de pimentón picante o dulce
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Preparación

La elaboración de los callos veganos es muy sencilla. Te decimos cómo prepararlos en sencillos pasos. No te ocupará casi tiempo y podrás dedicar el resto de la mañana a hacer lo que más te guste, que no todo es cocinar y no es plan de pasarse el día entre fogones.

  1. Cortar las setas en trozos medianos
  2. Picar la cebolla en pequeños trocitos
  3. En una sartén grande poner el aceite de oliva virgen extra a calentar y rehogar la cebolla
  4. Una vez que la cebolla adquiera una tonalidad dorada, añadir las setas
  5. Pasados unos minutos añadir el pimentón y rehogar
  6. Añadir los garbanzos cocidos y remover bien
  7. A continuación añadir el caldo vegetal
  8. Añadir después la Maicena que disuelta previamente en un poco de agua fría y remover bien
  9. Sazonar a gusto y dejar cocer a fuego lento durante unos 15 minutos, aproximadamente.

El fuego, el secreto de unos callos de primera

Son muchas las personas que a pesar de seguir a pies juntillas los pasos de esa receta tan especial que han heredado de sus antepasados, son incapaces de conseguir ese sabor único, ese aroma y textura que recuerdan de su infancia. ¿Qué es lo que ocurre? Son los ingredientes, que ahora no tienen la misma calidad de antaño, la mano que los prepara, que carece de facultades, o quizá la cocina?

Pues bien, según los expertos, el secreto que se esconde detrás de los más suculentos platos es el fuego. Las cocinas de antes, las de fogones, las de toda la vida, consiguen mejores resultados. Los platos cocinados en ellas, están mucho más sabrosos. Y eso es por lo que la comida de antes, te sabía mejor.

A día de hoy, a pesar de que mucha gente prefiere las vitro, todavía se pueden encontrar magníficas cocinas de fuego. En este sentido, destacan las de Alfa Interiorismo, donde son capaces de plasmar cada ideas en una cocina a medida. Si entras en su web podrás conocer todos sus modelos de muebles a medida de cocina y las mejores soluciones para techos y paredes, revestimientos tensados… Realizanla entrega y montaje s en Alicante, Calpe, Benidorm, Altea, La Nucía, Villajoyosa y Alfaz del Pi. También tienen tarimas flotantes de primera calidad, con la total garantía de calidad de materiales y trabajos realizados.

Ahora tú decides dónde cocinar tus callos veganos. Bon Apetit!