Cómo conseguir las licencias de Globo aerostático

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Que la sociedad está cambiando es una realidad incontestable, que el desarrollo de los medios de comunicación nos acorta distancias también es un hecho certero, que la gente tiene ganas de salir, de disfrutar, de divertirse, de vivir el momento y cada minuto de su vida también es un hecho. Fruto de esto y del auge del turismo ecológico, de naturaleza y de aventura, nos encontramos con una de las actividades más apasionantes que se puede disfrutar, los vuelos en globo aerostático, una mezcla de turismo activo y de aventura, y por qué no, una experiencia única e inolvidable.

¿Qué es un globo aerostático?

Es una aeronave más ligera que el aire, tripulada, en general no motorizada y que se sostiene en vuelo mediante el uso, bien de un gas más ligero que el aire, o bien de un calentador a bordo.

Según el modo de sustentación en el aire, existen las siguientes clases de globo:

– Globos de aire caliente:

-grupo A. con capacidad de la vela de hasta 3400 m3.

-grupo B. con capacidad de la vela entre 3401 m3 y 6000 m3.

-grupo C. capacidad de la vela entre 6001 m3 y 10500 m3.

-grupo D. capacidad de la vela superior a 10500 m3.

– Globos de gas.

– Globos mixtos.

– Dirigibles de aire caliente o motorizados.

Si lo que te interesa es ser piloto de globo aerostático (BPL), deberás saber que se necesita obtener una licencia especializada, la cual está regulada en el Anexo III del Reglamento (UE) 2018/395 de la Comisión de 13 de marzo, y que será expedida por la Agencia Estatal de la Seguridad Aérea (AESA), la cual tiene, entre otra, competencias las siguientes: la expedición, renovación, suspensión, mantenimiento y revocación de autorizaciones, habilitaciones, licencias, certificaciones y otros títulos habilitantes para la realización de actividades aeronáuticas civiles, tales como la operación de aeronaves, de aeropuertos y de servicios de navegación aérea, así como para el diseño, fabricación, mantenimiento, y uso de las aeronaves, los productos, componentes y equipos aeronáuticos civiles.

Para obtener la licencia de piloto de globo, el aspirante ha de tener una edad mínima de dieciséis años y realizar un curso teórico-práctico en una escuela de vuelo para aerostatos, en una organización de formación aprobada (ATO) o en una organización de formación declarada (DTO). El curso práctico consiste en la realización de un mínimo de 16 horas de vuelo, o lo que es lo mismo, ocho o más ascensiones de dos horas cada una de ellas. Tras realizar el curso práctico, el aspirante debe superar un examen teórico tipo test realizado por AESA, así como un examen práctico que consistirá en una prueba de vuelo con un examinador de vuelo.

Así mismo, el aspirante debe cumplir unas condiciones psicofísicas determinadas que quedaran acreditadas mediante la obtención de un certificado médico aeronáutico clase LAPL o un certificado médico de clase 2, cuando se desee realizar algunas de las siguientes actividades:

  • Vuelos en globos comerciales para pasajeros.
  • Una operación comercial distinta del transporte comercial de pasajeros en globo, con más de cuatro personas a bordo de la aeronave.

La obtención de una licencia de piloto de globo aerostático (BPL) ejercita al poseedor a operar como piloto al mando en globos:

  • En operaciones no comerciales, sin remuneración.
  • En operaciones comerciales, si tiene al menos 18 años y posee una habilitación para operaciones comerciales.

Si te apasiona el mundo de la navegación aérea y deseas pertenecer a él, la buena noticia es que puedes tener acceso a una gran variedad de cursos formativos como, por ejemplo, responsable de seguridad LAyAT, técnico facilitador de operaciones aeronáuticas y aeroportuarias, gestión de seguridad operaciones, agente de rampa, agente de pasaje, etc., tal y como nos recuerdan los expertos de Facilities Airport.

Las funciones exclusivas del Controlador Aéreo

Un puesto de vital importancia en el tránsito aéreo es el Controlador Aéreo. Estos profesionales son los encargados de controlar el tráfico aéreo, dirigiendo el tránsito de aeronaves en el espacio aéreo bajo su responsabilidad y en los aeropuertos para que transcurra de un modo fluido, seguro y ordenado.

Las principales funciones que realizan son:

  • Prevención de colisiones entre aeronaves.
  • Prevención de colisiones entre aeronaves en operaciones de aterrizaje o despegue dentro de un mismo espacio aeroportuario o con accidentes geográficos u obstáculos presentes en la zona, como pueden ser antenas, edificios altos…
  • Agilizar y mantener el flujo ordenado del tránsito aéreo.
  • Proporcionar información útil para la segura y eficaz gestión de los vuelos.
  • Notificar incidencias a las organizaciones responsables, como por ejemplo operaciones de búsqueda y rescate.

Son, por tanto, los responsables últimos del control del tránsito aéreo.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp

Noticias relacionadas

No se pierda ninguna noticia importante. Suscríbase a nuestro boletín.

Más leidos

Los reyes de nuestra gastronomía

La dieta mediterránea se caracteriza por ser equilibrada y proporcionar menor propensión a ciertas enfermedades cardiovasculares degenerativas diabetes

El vino español

El vino español tiene una gran relevancia en el ámbito internacional como en el área nacional La tradición

Scroll al inicio