14 mayo, 2020

Las 6 preguntas más frecuentes a la hora de realizarse una endodoncia

  1. ¿En qué consiste la endodoncia?

La endodoncia es uno de los tratamientos más frecuentes de las clínicas dentales y se realiza, principalmente, como último recurso antes de proceder a la extracción de un diente. Es un tratamiento que, en definitiva, pretende conservar la pieza natural del paciente antes de tener que sustituirla por un implante.

Consiste en eliminar, en parte o en su totalidad, la pulpa del diente (la parte más interior del mismo donde se encuentran los tejidos blandos compuestos de nervios y vasos sanguíneos) y posteriormente proceder a la limpieza y el sellado del conducto pulpar.

Cuando en una dentadura se instalan dientes nuevos, cosa que no ocurre en estos casos, estos pueden provocar cierta deformación en la dentadura y además no cuentan con la durabilidad de los dientes naturales. Por eso es de vital importancia que conserve sus dientes naturales todo lo que le sea posible.

El equipo profesional de la Clínica Dental David Alfaro apunta que siempre es recomendable contar con una serie de medidas de higiene dental y acudir a tu dentista con cierta asiduidad para evitar llegar a este tipo de condición.

Igualmente, gracias a cualquiera de los tratamientos de endodoncia, se puede conservar lo más valioso de una dentadura, los dientes naturales.

  1. ¿Cuándo debo realizarse una endodoncia?

Lo primero que hemos de saber siempre es que, ante cualquier duda relacionada con la salud de tu dentadura, lo más importante es buscar la opinión de un dentista experto, un profesional que le asesore y recomiende cual es el mejor tratamiento a seguir.

Una de las formas por las que se suele detectarse la necesidad de realizar algún tipo de endodoncia es el dolor de dientes o muelas, que si bien puede ser ocasionado por varios motivos, uno de los más comunes es la inflamación pulpar que puede derivar en la necrosis, es decir la muerte de la pulpa, su extensión a la encía y la perdida de la pieza dental en cuestión.

Otro de los síntomas más conocidos suele ser la sensibilidad o hipersensibilidad en el diente, el dolor al masticar, la hinchazón en la cara o el dolor ante el consumo de bebidas muy frías o muy calientes. Este tipo de problemas pueden ser ocasionados por la presencia de caries en el diente, aunque también están reconocidos en este ámbito la abrasión del diente, el desgaste por contacto dentro de la mandíbula o la posibilidad de que las bacterias puedan acceder al diente por algún tipo de golpe o rotura dentro del mismo.

3.      ¿Cuáles son los tipos de endodoncia disponibles?

Cada persona es diferente, y por eso cada boca y cada tratamiento dental también son diferentes. Cuando se trata una endodoncia hay que tener en cuenta que existen diferentes tipos de cirugías en el diente dependiendo de donde se tenga que llevar a cabo el trabajo. Existen, así, hasta tres tipos de endodoncias según el tipo de diente que vayamos a tratar.

  • La endodoncia unirradicular es aquella que se realiza en dientes que cuenten solo con un nervio. Estos dientes suelen ser alguno de lo premolares y los denominados dientes anteriores. Al tratarse solo de un nervio, este tipo de operaciones son algo más sencillas.
  • En segundo lugar destaca la endodoncia birradicular , es decir, la que se realiza en los dientes con más de un nervio. En este caso nos encontramos los premolares y alguna de las muelas.
  • Por último se encuentra la endodoncia polirradicular centrada en las últimas muelas de la boca y que cuentan con más de dos nervios o raíces. En la mayor parte de los casos, los tratamientos de este tipo se suelen realizar en una sola sesión, aunque en algunos casos, debido a dentaduras o problemas más complejos esto se puede alargar a dos o más sesiones.

4.              ¿Cómo se realiza una endodoncia?

El procedimiento se divide en cuatro fases:

Diagnostico

Cuando acudas a la clínica dental, el primer paso será realizar tu historia clínica. Esto es para conocer detalles importantes, como intervenciones anteriores, intolerancias a medicamentos y tratamientos farmacológicos. A continuación, el odontólogo te realizará un examen dental completo para determinar el estado general de la boca.

También se realiza un examen dental de la pieza afectada, incluyendo pruebas de vitalidad y de percusión.

Este examen finaliza con las pruebas radiográficas necesarias para diagnosticar con total fiabilidad el estado del diente afectado y de las estructuras adyacentes.

Vaciado del diente

Esta fase se realiza con anestesia local, por tanto es un proceso totalmente indoloro. Después de limpiar la corona se accede al tejido pulpar y se elimina en su totalidad. El odontólogo hará una limpieza minuciosa de los conductos pulpares hasta estar seguro de que la pieza está completamente vacía de tejido infectado.

Rellenado provisional del diente

Antes del proceder al rellenado del diente te realizarán otra radiografía. Esto se hace para confirmar que todo el tejido infectado ha sido eliminado. Entonces te rellenarán los conductos vacíos con un material endodóntico específico. Por último te realizarán una obturación provisional de la corona.

Modelado definitivo de la corona

Si es posible la reconstrucción, porque haya quedado una parte de la estructura dental, se hará con un material resistente. En caso contrario, te pondrán una corona protésica.

  1. ¿Qué cuidados necesita mi diente después de una endodoncia? 

Solamente requiere los cuidados básicos como son una adecuada higiene oral, prevención y revisiones periódicas con el dentista:

  • No masticar nada hasta que pase por completo el efecto de la anestesia. De no seguir este consejo, es posible morderse a uno mismo el labio o la cara interna de la mejilla.
  • Evitar, en la medida de lo posible, comer por el lado de la endodoncia durante una o dos semanas. Los tejidos circundantes a la endodoncia permanecen inflamados durante un par de semanas después de la aplicación del tratamiento, por lo que es recomendable evitar masticar por ese lado.
  • Cuidado con el cepillado. Es importante tratar de no hacer demasiada presión con el cepillo sobre el diente afectado por la endodoncia. Pasarlo siempre de forma suave.
  • Usar seda dental. Eliminar por completo los restos de comida es vital para prevenir infecciones. En este sentido, el mejor aliado es la seda dental.
  1. Después de una endodoncia, ¿mis dientes son más frágiles? 

Sí, porque al no estar el nervio, el diente se deshidrata. Continúa siendo un diente duro, pero más frágil. Por ello, muchas veces es necesario poner una funda/corona dental para que el diente no sufra ninguna fractura.