1 julio, 2020

Las bolsas de plástico y el medioambiente

Las bolsas de plástico y el medioambiente

Los estudios que se han hecho en todo el planeta dicen que se usan más de medio millones de millones de bolsas de plástico, por lo que se estima que en los últimos 10 años la producción a nivel global de plástico ha sido más alta que en todo el siglo XX, lo que deja claro que este producto llega a crear un 10% de la totalidad de residuos que se producen todo el planeta, por lo que desde la Unión Europea, tomó cartas en el asunto con su famosa Directiva 2015/730 para reducir ese consumo de bolsas.

De cara a poder evitar el cierre de las empresas por la nueva directiva europea, muchas empresas han tenido que cambiar sus maneras de fabricar las bolsas.  Como se querían evitar el cierre de muchas empresas por la nueva directiva europea, son bastantes las empresas  que se han estado reinventando por el el paso del tiempo de cara a poder adaptarse a estas distintas realidades.

En Bioplásticos Genil  creen que esta nueva forma de hacer por parte de las instituciones y de la sociedad, les ha beneficiado, pues empresas como ellos siempre quisieron optar por el cuidado del medio ambiente y la eficiencia. Son conscientes de que para muchas empresas fue un proceso muy duro de cambio, pero tampoco hay que olvidar que se produjo un cambio en las costumbres de los ciudadanos, algo sobre lo que había dudas, aunque el tiempo ha acabado por dar la razón a las instituciones y ser todo un éxito.

Para la reducción del impacto producido en el medio ambiente de los envases y residuos de los envases realizados del plástico, tanto el Consejo Europeo como el Parlamento, ya tuvo una aprobación.

Parece evidente que un tema como es el de la educación con la mente siempre en respetar siempre el medioambiente y la ecología en los seres humanos, con independencia de la edad que tengan, puede clave para que la concienciación se vaya produciendo.

En este sentido, hay que ser realistas, pues no es algo que pueda lograrse de un día para otro, pero sí que debemos hacer un esfuerzo porque los consumidores en cuestión vayan entiendo la necesidad de actuar bien en este sentido, algo que siempre es recomendable, no solo por nosotros, también por las generaciones futuras.

Son ya muchas las ocasiones en las que el ser humano ha ido cambiando sus hábitos y no ha pasado nada, puesto que necesitamos que el medio ambiente esté en el mejor estado. Seguro que todos vamos a querer dejar el planeta a los que vengan, donde sea posible vivir, como mínimo, con las condiciones en las que hemos vivido, algo imposible si seguimos maltratándolo de esa manera.

Todo ello ha conseguido que, hablando en términos generales, los consumidores estén apostando cada vez más y de manera progresiva, por un consumo realmente responsable y donde el impacto sobre el medio ambiente sea el menor posible.

¿Cuál fue el funcionamiento de la norma nueva después de unos meses en vigor?

Pasados unos meses después de la entrada en vigor de la normativa, se deben resaltar que los representantes de los comerciantes y consumidores, así como los ecologistas y la administración, están completamente de acuerdo a la hora de señalar que la medida adoptada se sigue y cumple con total normalidad en los establecimientos, comercios, locales y tiendas comerciales con independencia de la actividad que tenga.

No olvidemos que muchas asociaciones de carácter ecológico y colectivos defensores del medio ambiente suelen hacer campañas para limpiar y recoger residuos de toda clase, como ruedas, pañales o botellas en lugares naturales como playas o montañas.

Afortunadamente, la conciencia ecológica sigue aguantando y eso es bueno para la sociedad. En pocos meses, también se quieren acabar con la totalidad de pajitas y otros objetos de plástico que nos han estado acompañando durante años y que finalmente se ha decidido que también son prescindibles.

Si pudimos superar el tema de las bolsas de plástico, estos temas menores serán “pan comido” y no vamos a tener ninguna clase de problema en superarlo y optar por otros tipos de objetos con los que disfrutar de nuestro día a día sin hacer mal al medioambiente ni a la naturaleza.

Son cambios de hábitos que muchas veces parecen más complicados de llevar a cabo de lo que en realidad son, por lo que desde aquí te animamos a que sigas con una buena conciencia “verde” y que no dudes en también “evangelizar”, en la medida de lo posible a tus amigos y familiares, la ocasión lo merece.