25 noviembre, 2015

Los muebles y el paso del tiempo

Los muebles y el paso del tiempo

bed-913051_640

Mientras echaba un vistazo para comprar una cama para uno de los dormitorios de mi casa en esta tienda de muebles online, me he percatado de que los tiempos cambian y con ello el gusto por la decoración de nuestras casas. Si hacemos una comparación, por ejemplo, entre los muebles de los jóvenes de hoy en día con los de sus padres observaremos una gran diferencia, es más, se puede comparar también cualquiera de estos con los de nuestros abuelos y efectivamente observaremos una gran diferencia. Y no solo hay que referirse a los materiales, que también han cambiado, si no en los gustos, formas, colores y cantidad. Vamos hacer una breve comparación y veremos cómo ha cambiado la tendencia.

En la casa de los abuelos encontramos todas las habitaciones cargadas de muebles altos y anchos, con gran profundidad, no hay estanterías y tienen muchas cajoneras. Los muebles estás tan unidos que parece que son de una pieza, y no hay narices a moverlos, si se cae algo par detrás dalo por perdido. Los colores son típicos de la madera, marrón oscuro en la mayoría de ellos. Apenas incluyen adornos y detalles.  Con el paso del tiempo van perdiendo calidad al igual que el color. Hoy en día esos muebles clásicos apenas se venden y no están de moda, solo visibles, como ya hemos mencionado, en casa de los abuelos.

Sin embargo en casa de nuestros padres podemos observar una ligera modernización, los muebles ya no son tan altos, se usan mas las estanterías y se han ido introduciendo colores pero sin mezclar gamas. Se adornan bastantes con marcos de fotos y suelen ir acompañados de figuritas. En este caso se va decorando con cristales y puertas correderas.

Sin embargo hoy en día las personas jóvenes nos gusta las casas poco cargadas, lo hacen llamar “minimalista” es decir, pocos muebles, incluso hay habitaciones que tan solo son adornadas con un mueble pequeño, o con un par de estanterías. Pero ya aquí se mezclan colores, tamaños, muebles altos con bajos, se incluyen vidrieras y lo último y más moderno luces pequeñas tipo led. Pero eso de “minimalista” quizás tenga otro sentido y no es que nos guste tener mas espacio en la casa, si no que cuanto menos muebles tengamos menos tenemos que limpiar, al contrario que nuestras madres y abuelas que se tiran todo el día con el plumero en la mano limpiando el polvo de todos los muebles. Y quizás por eso a la hora de elegir un mueble pensamos en la limpieza: cuanto más pequeño, menos hay que limpiar. Pero también tiene sus desventajas y es que en los muebles de nuestras abuelas entraba de todo, se podía guardar todos los objetos de la casa, todo tipo de ropas de las distintas épocas del año y así un largo etc. Con los muebles “minimalistas” apenas tenemos espacio y tenemos que hacer grandes puzzles para poder guardar esos objetos que no queremos tener a la vista.

Pero todo no van a ser comparaciones y diferencias. Desde que se amuebló la primera casa hasta las  que se amueblarán en el día de mañana, tienen algo en común, un lugar sagrado: el mueble bar. Y es que ese mueble es variado, más grande o más pequeño, pero todos tienen uno en su hogar lleno de bebidas con cierto porcentaje de alcohol. Además tiene otro carácter importante a destacar y es que ese mueble siempre es el más cuidado, el más bonito y el que tiene mayores detalles. Falta el tiempo para cualquier anfitrión en el que no ofrezca un copa y no saque a relucir ese mueble lleno de botella de todo tipo de colores, con sus variadas copas.

Si bien es cierto que otra pequeña diferencia es que antes los muebles se restauraban, se cuidaban mas y se usaban muchos productos para poder mantenerlos. Hoy los muebles se tiran a la basura como si fuesen papel higiénico. La gente no los lleva a reparar ni llama a un restaurador, directamente se compran otro nuevo y es que también hoy en día debido a la gran cantidad de fábricas de muebles y competencias de precios hay muebles de una gran calidad a precio muy bajo.

Deja un comentario