24 septiembre, 2019

Bangkok, turismo de larga distancia

Bangkok, turismo de larga distancia

Según datos facilitados por el Ministerio de Turismo de Tailandia, en el año 2018, un total de 38,37 millones de turistas extranjeros visitaron su país, lo que supuso un incremento del 7,45% con respecto al año 2017 y se espera un nuevo crecimiento para este año 2019, lo que supone que el turismo es uno de las principales fuentes de ingresos del país. De los turistas con procedencia europea, España se sitúa en cuarto lugar con un total 181.000 visitantes, por detrás de los ingleses, alemanes y franceses. Viajar a Bangkok, capital de Tailandia, desde Madrid supone hacer un recorrido de 10.182 km. aproximadamente con una duración de vuelo de 13 horas desde que despegamos, por lo que se considera un viaje de larga distancia. Por ello, en el caso de ir, para hacernos una idea mínima del país necesitaremos al menos disponer de 15 días de vacaciones, contando el tiempo de los traslados.

Pero si además quieres aprovechar tu viaje de turismo para realizar otro tipo de gestiones, como negocios, contactos empresariales, etc. necesitarás diferentes clases de vestuarios, de playa, paseo por la ciudad, vestuario para cenas de protocolo, vestuario de oficina para reuniones empresariales… Por ello, y dado que las restricciones de equipaje son cada vez mayores, así como los costes por facturar, nuestra recomendación pasa por que contactéis con Star Cargo y es que esta es una empresa de transportes de Madrid, con más de 15 años de experiencia, experta en la gestión del transporte aéreo y que, entre sus servicios, cuenta con envío de maletas, por lo que si tienes exceso de equipaje ellos realizan el envío de maletas al destino elegido por el cliente, con todas las garantías y sin riesgos de pérdida de equipaje.

Sin duda en un viaje a Tailandia no podemos dejar de visitar su capital Bangkok, conocida como la “Venecia de Oriente” por el serpenteante “río de reyes”, Chao Phraya y sus números canales, que incluirá una imprescindible visita a:

– Gran Palacio Real. Está formado por un complejo de edificios, como templos, palacios, puertas, capillas…, que sirvió de residencia oficial del rey desde el siglo XVIII hasta mediados del siglo XX, situado en el corazón de la isla de Rattanakosin abarca una extensión de 218.400 km2, en el que destacan las relucientes torres con sus tejados puntiagudos con tallas y esculturas de un valor incalculable. Dentro del Gran Palacio se puede visitar el Templo Buda de Esmeralda, el templo budista más importante del país que contiene un buda tallado en jade, el más popular y venerado de todo el país. El templo del amanecer, especialmente conocido por acoger al enorme buda reclinado, de 46m. de largo y 15m. de alto.

–  Museo Nacional. Edificio tradicional del siglo XVIII, en el que se exponen muebles de la realeza, armas, cerámicas, instrumentos musicales, joyas, tesoros reales, etc.

– Mansión Vimanmek. Construcción de estilo victoriana de tres alturas, renombrada por ser el edificio más grande del mundo construido íntegramente en teca.

– Palacio Suan Pakkad. Construido en estilo tailandés tradicional actualmente es un museo, tras haber sido residencia privada hasta el año 1952 de los príncipes.

– The city Pillar Shrine. Erigido por el rey Rama I en 1782, construyendo Rama IV uno nuevo, son construcciones de madera recubiertas con pan de oro y que albergan un santuario con cinco imágenes sagradas.

– Palacio Dusit. De estilo europeo, fue construido en 1897 por el rey Rama V, después de un viaje por Europa, dentro de él se encuentra el Ananta Samakhom Trone Hall, un salón de recepción real encargado en 1908 por rey Chulalongkom.

No todo son monumentos, la gastronomía también es importante

Pero en el eterno “país de la sonrisa” no todo son monumentos, su gastronomía, que tiene en el arroz su ingrediente principal, es una de las más variadas, ricas y sabrosas de toda la zona asiática. Por ello, no podemos abandonar el país sin probar la sabrosa y económica comida elaborada en los puestos o restaurantes a pie de calle, donde, entre otras, se sirven las siguientes elaboraciones típicas:

  • Hay infinidad de variedades, una especie de espaguetis de arroz. Los comen acompañados con casi todo y de todas las maneras, en sopa, salteados, transparentes, con carne, con vegetales…
  • Pad Thai. Elaborado a base de noodles con carne, tofu o vegetales, a los que se le añade soja y se recubren con frutos secos, generalmente cacahuetes.
  • Tom Yum Kung. La sopa más famosa del país. Es una mezcla de sabores dulces, salados y picantes.
  • Green and red curry chicken, beef or pork. Una combinación perfecta de verduras y curry con pollo, ternera o cerdo, servido con arroz.

Y no nos podemos olvidar de la fruta tailandesa, una de las más ricas y variadas del mundo, piña, sandía, mango, rambután…