30 mayo, 2016

La pillería de la población y la pillería del Estado

La pillería de la población y la pillería del Estado

Cada día en este país hay que tener más cuidado con las pensiones y las jubilaciones que se nos quedan si queremos tener una vida digna en la vejez, por eso es de vital importancia que si sufres de algún tipo de incapacidad tengas los informes médicos específicos y un buen asesoramiento que te ayude a reclamar lo que por ley te pertenece, ni más ni menos.

Antes de nada quiero especificar que si alguien se encuentra en esta situación lo primero que debe hacer es buscar ayuda legal. Desde hipalive os recomendamos los abogados incapacidadabsoluta.com e incapacidadtotal.com, en quienes confiamos plenamente tras haber comprobado el trabajo y el apoyo que ofrecen a sus clientes.

Pero ¿conocemos realmente la diferencia entre una y otra incapacidad? La incapacidad absoluta supone una alteración continuada de la salud que imposibilita o limita a quien la padece para la realización de cualquier tipo de actividad profesional. Sin embargo, en la incapacidad total, la situación física del afectado determina la total ineptitud del asegurado para ejercer su profesión habitual (lo que no significa que no pueda ejercer otra diferente).

Aunque parecen situaciones similares el fondo es muy distinto porque en la incapacidad absoluta, el afectado, tenga la edad que tenga, se ve imposibilitado para cualquier trabajo por lo que dependerá totalmente de la Seguridad Social y de una pensión de invalidez mientras que el segunda opción, el afectado se verá imposibilitado para ejercer el empleo habitual y también percibirá una ayuda pero, al ser capaz de trabajar en otros sectores, esta ayuda será de menor cuantía.

Para que un abogado pueda defender tus derechos y sea consciente de hasta dónde puede reclamar, es necesario que la seguridad social realice un informe donde se especifiquen tus dolencias y tus capacidades para ejercer un trabajo concreto o para ejercer cualquier labor profesional. De este modo no habrá equivocación alguna y conseguirá que percibas la cuantía que te corresponde por esta incapacidad.

shutterstock_427755181reducida

Ojo con la pillería

Cabe recordar que algunos miembros de nuestra sociedad han intentado estafar a la seguridad social con informes falsos para poder obtener una ayuda económica mayor a la que le pertenece y, por este motivo, han saltado las alarmas y cada petición se mira con lupa, lo cual no está mal para salvaguardar el interés de toda la población pero es necesario tener especial cuidado y determinar al milímetro las dolencias que se sufren con el fin de percibir la cuantía que te corresponde.

Llegados a este punto podríamos decir que tan pillo es el ciudadano de manera generalizada como pillo es el Estado y, por tanto, es necesario ser muy minucioso para que ninguna de las partes obtenga más o menos beneficios de los que realmente merece.