7 junio, 2019

Logística: un sector de máxima rentabilidad en España

Logística: un sector de máxima rentabilidad en España

Hablamos de manera continua de la gran capacidad que tiene un país como el nuestro en lo que tiene que ver con varios sectores como lo son, por ejemplo, el turismo o la construcción. No cabe la menor duda de que estos dos son los gigantes de nuestra economía y que a ellos debemos buena parte de la recuperación que hemos venido experimentando en los últimos años. Especialmente tenemos mucho que agradecer al turismo, que ha sido nuestro baluarte cuando la construcción se ha derrumbado.

Pero está claro que no son estos dos los los únicos sectores que tiran de la economía española. Hay muchos más sectores que cuentan con una importancia estratégica y que se han visto reforzados con la llegada de las nuevas tecnologías. Uno de ellos es el que tiene que ver con la logística, que siempre es un sector clave en lo que tiene que ver con la distribución y el almacenaje de los productos de las empresas que componen un país. Una nación que no cuenta con una estructura logística sólida está condenado a la ineficiencia, dicen los profesionales y expertos del sector.

¿Por qué decimos que se ha visto reforzado el sector logístico con las nuevas tecnologías? En primera instancia, porque ahora cuenta con máquinas que están muy especializadas y que realizan trabajos de una manera mucho más eficiente. Por otra parte, porque la llegada del comercio electrónico ha permitido no solo que haya aumentado el número de personas que son requeridas en esta actividad, sino que además ha permitido que se valore esta actividad.

Quizá sea por estos motivos por los que ha crecido el número de empleados que se requieren para el desarrollo de este tipo de labor. Según una noticia de la página web Transporte Profesional, durante el año 2018 el 54% de las empresas logísticas españolas aumentó su plantilla, algo que está directamente relacionado con lo que comentábamos más arriba y que pone de manifiesto la importancia que tiene, a día de hoy, disponer de una estructura logística que garantice una fluidez y una eficiencia en el interior de una empresa y de un país.

¿Qué podríamos decir del sector logístico en España? Desde luego, que presenta cada vez unos mejores resultados. Es algo que resulta evidente gracias a datos como el que os acabamos de proporcionar. Además, la reducción de los tiempos de entrega de un producto es otro de los síntomas que ponen a la estructura logística española a la vanguardia de los sectores de máxima producción en España. Desde luego, nadie puede dudar de la gran importancia que tiene que, en lo relativo a una actividad así, el trabajo sea un trabajo eficaz.

El propio Gobierno es el primer actor en cuanto al desarrollo de la industria logística en nuestro país. Tal y como apunta este documento del Ministerio de Fomento, España busca convertirse en el principal baluarte de la plataforma logística del sur de Europa, la cual es un foco estratégico de primera importancia y magnitud para la Unión Europea y que solo puede generar aspectos y cifras positivas tanto para nuestro país como para el resto de nuestros socios en el resto del continente europeo.

Un aspecto clave y que va a más

La logística es una de las actividades que más peso ha ganado en España en los últimos años. Y, según los expertos, su importancia va a seguir siendo mayor de cara al futuro próximo. Un estudio que está siendo realizado por Stock Alpha, una entidad española especializada en logística, asegura que las previsiones de crecimiento del sector siguen ampliándose con el paso de cada mes. Y es que esta actividad, en el conjunto de nuestra economía, ya es puede ser considerada como uno de nuestros pilares más sólidos.

Hemos trabajado muy duro para salir de una crisis económica que ha sido fatal para nuestras expectativas como país. Pero ahora tenemos una oportunidad que nos va a permitir resarcirnos, que no es otra que la de apostar por la logística como uno de nuestros sectores productivos de mayor envergadura y utilidad. Desde luego, argumentos hay para ello. Y es que no ha habido otro momento más oportuno para apostar por la logística. No cabe la menor duda de que no nos vamos a arrepentir por ello.