20 marzo, 2014

Principales carnavales de España

Principales carnavales de España

El Carnaval, fiesta de los disfraces y del desenfreno por antonomasia, se celebra en muchos rincones del mundo. Pero no hace falta ir a Río de Janeiro o a Venecia para disfrutar de una fiesta espectacular. En España existen también Carnavales muy espectaculares, como los de Cádiz o Santa Cruz de Tenerife, que atraen miles de visitantes todos los años y han merecido ser considerados Fiesta de Interés Turístico Internacional.

El carnaval combina disfraces, desfiles, comparsas y fiestas en la calle y se celebra inmediatamente antes de la Cuaresma. No resulta complicado disfrazarse para participar. Con una camiseta divertida, una mallas y cualquier otra prenda se puede confeccionar un disfraz.

Comienza el denominado Jueves Lardero, una semana antes del Miércoles de Ceniza, y suele durar tres días. En muchos lugares de España finaliza tradicionalmente con el Entierro de la Sardina, en el que se quema o se entierra un monigote de paja que representa el Carnaval, después de pasearlo por las calles.

Un poco de historia

Esta fiesta, que tiene unos orígenes muy remotos (algunos la hacen remontarse a las fiestas que se celebraban en honor del buey Apis en el antiguo Egipto y a las Saturnales y Lupercales romanas), pasó por muchos vaivenes en España, como en el resto de Europa. En la Edad Media se organizaban banquetes, bailes y juegos antes de comenzar el largo periodo de abstinencia de la Cuaresma. Aunque durante el reinado de los Reyes Católicos era costumbre disfrazarse en algunas fechas, Carlos I y Felipe II prohibieron los disfraces.

Felipe IV recuperó estas costumbres y el 15 de febrero de 1637 organizó una gran fiesta de Carnaval en el Retiro de Madrid, a la que asistió toda la Corte con lujosos trajes de máscaras. Todo el mundo podía acceder a ella siempre que entrara con careta. Ya durante los Borbones, Felipe V prohibió los Carnavales, pero Carlos III los volvió a restablecer. La celebración fue prohibida de nuevo por Fernando VII, pero a su muerte la reina regente María Cristina volvió a recuperarla. El franquismo también quiso acabar con los Carnavales, pero después de la dictadura los pueblos y las ciudades de España recuperaron esta tradición.

La Reina del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife

El Carnaval más espectacular de España es el de Santa Cruz de Tenerife, considerado el segundo más popular del mundo después del de Río de Janeiro, con la que está hermanada la ciudad canaria. No es extraño que en el año 2000, Santa Cruz de Tenerife se convirtiera en la Capital Mundial del Carnaval. En la celebración oficial participan más de un centenar de agrupaciones (grupos musicales y de disfraces, comparsas, murgas y rondallas). En la fiesta popular, miles de personas disfrazadas toman la calle y bailan al son de las orquestas locales durante más de una semana. Uno de los actos centrales es la gran gala para elegir a la joven que mejor luzca los famosos trajes, la Reina del Carnaval, y a sus damas de honor, el miércoles previo al fin de semana del carnaval. El Martes de Carnaval se desarrolla la gran cabalgata. También en Las Palmas se elige a la Reina del Carnaval y se celebran concursos de murgas y comparsas y la Gran Cabalgata, que reúne a más de 200.000 personas.

Las chirigotas de Cádiz

El Carnaval de Cádiz, otro de los más famosos de España, está hermanado con el de Santa Cruz de Tenerife. Es el que más dura de todo el mundo. Arranca varias semanas antes en el Gran Teatro de Falla con el Concurso de Agrupaciones del Carnaval, que termina el viernes anterior al Miércoles de Ceniza. Participan aquí más de 150 agrupaciones (coros, comparsas, chirigotas y cuartetos) y unas 2.500 personas. Las desternillantes letras de las chirigotas, muy satíricas, destacan por su ingenio. Existen otras muchas agrupaciones que no participan en el concurso, pero que actúan en las calles (los ilegales), donde hacen las delicias del numeroso público que las abarrota.  Se calcula que cerca de medio millón de personas participan en estas fiestas. Otros Carnavales andaluces destacados son los de Algeciras, Ayamonte, Córdoba, Isla Cristina y Jerez de la Frontera.

Murgas en Badajoz

El Carnaval de Badajoz, declarado de Interés Turístico Nacional, puede considerarse hermano pequeño del de Cádiz. El Viernes de Carnaval se celebra en la plaza de Santa María de la Cabeza la gran final del Concurso de Murgas iniciado a principios del mes de febrero. Allí las agrupaciones rivalizan con sus burlas e ironías. El domingo tiene lugar el Gran Desfile de Comparsas. En Villanueva de la Vera (Cácares) se celebra la fiesta del Peropalo, declarada de Interés Turístico Nacional. En esta localidad, el Carnaval gira en torno al Peropalo, un muñeco de tamaño natural, que da pie a una serie de ritos durante los tres días de fiesta.

Carnaval del Toro

En Ciudad Rodrigo (Salamanca) se celebra el Carnaval del Toro, que se inicia el Viernes de Carnaval para finalizar el martes siguiente. Su nombre proviene de que cada día tienen lugar encierros, capeas y desencierros. Destacan el encierro a caballo del Domingo de Carnaval y el del Toro del Aguardiente del Martes de Carnaval, en el que se distribuye aguardiente antes del encierro.

Peliqueiros y cigarrns

El Carnaval más antiguo de Galicia es el de Laza (Orense), uno de los más tradicionales de España. Está protagonizado principalmente por los peliqueiros, personajes que recorren las calles de la población el Domingo de Carnaval con máscaras, pelucas, cencerros y un látigo en la mano. El viernes anterior al Miércoles de Ceniza, unas antorchas (los fachós) recorren también las calles.  Los personajes principales del Carnaval de Verín (Orense) son los cigarróns, que llevan una careta de madera y seis grandes cencerros (chocas). Unos cuatrocientos cigarróns recorren las calles de esta localidad durante estas fiestas.

Juicio en el Fondo del Mar

En Santoña (Cantabria), el denominado Carnaval del Norte, que se celebra durante más de dos semanas y atrae a numerosos visitantes. Incluye un concurso de murgas y el Juicio en el Fondo del Mar, a un besugo enamorado de una sirena de la corte de Neptuno, basado en una copla creada por la murga Los Parrandistas en 1934. En Silió (Cantabria) se celebra el primer domingo de cada año la tradicional fiesta de la Vijanera, una mascarada que anteriormente tenía lugar en algunos valles de la región.

La quema de un bandido

En los días anteriores al Miércoles de Ceniza se celebra en Lantz el Carnaval más multitudinario de Navarra. Vecinos disfrazados escenifican en las calles del pueblo la captura del bandido Miel Otxin, en una batalla que representa el enfrentamiento entre las fuerzas del bien y del mal. La representación acaba con el fuego, cuando los restos del bandido son quemados en la plaza.

Carnaval brasileño en Sitges

El Carnaval más multitudinario de Cataluña es el de Sitges (Barcelona), que cuenta con unos 3.000 participantes y recibe alrededor de 250.000 visitantes. Varios desfiles recorren las calles de esta localidad con un estilo muy brasileño. Un poco más al sur, la ciudad histórica de Tarragona se ve inundada de disfraces a partir del Jueves Lardero (Dijous Gras). El principal personaje es el Rei de Carnestoltes, que hace su aparición el viernes siguiente. El viernes desfila una de las rúas más multitudinarias de Cataluña, con música, disfraces, diables, el drac y el bou. El Carnaval de Solsona (Lleida) ha sido declarado Fiesta de Interés Turístico Nacional. Las calles se ven inundadas por máscaras, gigantes y cabezudos y música. El emblema de la fiesta es la Penjada del Ruc (Colgada del Burro) el Sábado de Carnaval, en la que se utiliza un burro de cartón-piedra y peluche.

Deja un comentario