8 febrero, 2019

Manipulación de alimentos e higiene en el trabajo

Manipulación de alimentos e higiene en el trabajo

La Organización Mundial de la Salud, en el documento métodos de vigilancia sanitaria y de gestión para manipuladores de alimentos de 1989, confirma el criterio del Real Decreto 2505/1983, es decir, recomienda la eliminación de la utilización de reconocimientos médicos como medio para prevenir las enfermedades de transmisión alimentaria. Los resultados de pruebas de laboratorios negativos podrían originar una peligrosa sensación de seguridad y dar lugar a una relajación de los hábitos higiénicos de los manipuladores de alimentos.

Así,  la ley establece las normas de higiene relativas a los productos alimenticios, exige que las empresas del sector alimentario asuman la responsabilidad de desarrollar programas de formación en cuestiones de higiene de los alimentos. Establece la obligación de los empresarios del sector alimentario de formar a los manipuladores de alimentos en cuestiones de higiene alimentaria y, reserva a las autoridades competentes la potestad de formar en materia de higiene alimentaria a determinados grupos de manipuladores de alimentos. Determina  las normas generales de higiene de los manipuladores de alimentos, las responsabilidades de las empresas y las modalidades para la verificación de la observancia de dichas normas.

La ley también obliga a los manipuladores de alimentos y a las empresas del sector alimentario en donde éstos presten sus servicios y será de aplicación a los aspectos referidos a la preparación, fabricación, transformación, elaboración, envasado, almacenamiento, transporte, distribución, manipulación, venta, suministro y servicio de productos alimenticios al consumidor.

¿Qué se entiende por manipulador de alimentos?

Según la normativa vigente, un manipulador de alimentos es todas aquellas personas que, por su actividad laboral, tienen contacto directo con los alimentos durante su preparación, fabricación, transformación, elaboración, envasado, almacenamiento, transporte, distribución, venta, suministro y servicio.

Algunos manipuladores se consideran de alto riesgo, como los manipuladores de alimentos cuyas prácticas de manipulación pueden ser determinantes en relación con la seguridad y salubridad de los alimentos. A este grupo pertenecen los que elaboran y manipulan comidas preparadas para venta, suministro y servicio directo al consumidor o a colectividades. Los que  puedan calificarse como de mayor riesgo por la autoridad sanitaria competente, según datos epidemiológicos, científicos o técnicos.

¿Qué se entiende por empresa del sector alimentario?

Pues bien, es toda empresa con o sin fines lucrativos, ya sea pública o privada, que lleve a cabo cualquiera de las actividades siguientes: preparación, fabricación, transformación, elaboración, envasado, almacenamiento, transporte, distribución, manipulación, venta, suministro y servicio de productos alimenticios.

Requisitos de los manipuladores de alimentos

Todos los manipuladores de alimentos están obligados a:

  1. Recibir formación en higiene alimentaria, según lo previsto en el artículo 4.
  2. Cumplir las normas de higiene en cuanto a actitudes, hábitos y comportamiento.
  3. Conocer y cumplir las instrucciones de trabajo establecidas por la empresa para garantizar la seguridad y salubridad de los alimentos.
  4. Mantener un grado elevado de aseo personal, llevar una vestimenta limpia y de uso exclusivo y utilizar, cuando proceda, ropa protectora cubrecabeza y calzado adecuado.
  5. Cubrirse los cortes y las heridas con vendajes impermeables apropiados.
  6. Lavarse las manos con agua caliente y jabón o desinfectante adecuado, tantas veces como lo requieran las condiciones de trabajo y siempre antes de incorporarse a su puesto, después de una ausencia o de haber realizado actividades ajenas a su cometido específico.

Lo que no pueden hacer

En ningún momento, mientras estén trabajando, podrán:

  1. Fumar, masticar goma de mascar, comer en el puesto de trabajo, estornudar o toser sobre los alimentos ni realizar cualquier otra actividad que pueda ser causa de contaminación de los alimentos.
  2. Llevar puestos efectos personales que puedan entrar en contacto directo con los alimentos, como anillos, pulseras, relojes u otros objetos.
  3. Cualquier persona que padezca una enfermedad de transmisión alimentaria o que esté afectada de infecciones cutáneas o diarrea, que puedan causar la contaminación directa o indirecta de los alimentos con microorganismos patógenos, deberá informar sobre la enfermedad o sus síntomas al responsable del establecimiento.

Igualmente importante es la limpieza de las instalaciones, siempre con productos especiales para hostelería, como recomiendan en Stocknet Vallès, una tienda que cuenta con los mejores productos de limpieza online, al mejor precio, porque somos fabricantes de productos de limpieza, investigadores, proveedores y contamos con tienda online para llegar hasta todos sus clientes en cualquier punto del país. Disponen de productos de limpieza para el hogar, productos de limpieza profesional, productos de limpieza químicos, productos de limpieza para hostelería y mucho más. Además, contamos con una línea ecológica totalmente respetuosa con el medio ambiente.